Posted by: sofiabuendia | November 8, 2010

700 páginas de barbarie

“Yazgo aquí, en la oscuridad, esperando la muerte”, Joseph Conrad

Hace exactamente dos semanas recibí un regalo de una amiga francesa, gran lectora e intelectual que admiro y quiero mucho. Estaba esperando unas tintas para mi impresora pero me pareció imposible que llegaran tan rápido. Mi sospecha fue verídica, pues el envío traía nada más y nada menos que el libro de Ingrid Betancourt: “No hay silencio que no termine”.  Mi primera reacción fue de aburrimiento. “¿Más de esta señora?, además tiene 700 páginas… ¡y en francés!”.

Así que lo dejé reposar en la mesa del comedor por unos días. Una mañana sin mucho que hacer lo empecé a leer. Confieso que, como muchos colombianos, sentía una cierta tirria hacia esta mujer. ¿Por qué habría de comprar o leer el libro de alguien que muestra ingratitud y arrogancia hacia su propio país?

Y entonces la historia empezó a avanzar. Me interné en la selva. Recordé lo molesto que era llegar del colegio cuando se mojaban las medias un día de lluvia. Y la vi a ella y a sus compañeros, no sólo con las medias mojadas sino también con los pantalones, las chaquetas, la piel, el pelo y el corazón arrugados de tanta agua, de tanto barro, de tanta inmundicia humana.

Con cada capítulo me descubrí entrando a Internet para buscar las noticias de archivo, videos o fotos de todos y cada uno de los personajes de esta historia; Pinchao, José Eladio Pérez, Gloria Polanco, Clara  Rojas, Marc Gonsalves. Me di a la tarea de volver a conocerlos. De reconocerlos como humanos, como seres maravillosos que entre defectos y cualidades lograron sobrevivir a uno de los delitos más terribles de la historia: El secuestro.

Recordé los días en que esas noticias salían al aire y yo las quise pasar por alto para ocultar de alguna manera que mi país está sumergido en una guerra absurda que pareciera nunca acabar. Las 700 páginas ya iban en 400. Dormí en las caletas frías, sentí el malestar de la fiebre y sobre todo el miedo a la oscuridad. El libro de Betancourt, además de estar cuidadosamente escrito, no sólo logra transmitir la vulnerabilidad de la condición humana sino también el peso inmenso de la oscuridad, del pánico de la noche en medio de lo desconocido.

Las 400 pasaron a 100 y ayer a la media noche lo terminé. Quedé estupefacta. Entendí lo que la palabra libertad puede significar. Comprendí que más allá de aquello que se pueda sentir por Ingrid Betancourt su libro es una obra perfecta para guardar la memoria de aquellos que estuvieron y ESTÁN hoy en medio de tanto sufrimiento.
Santiago Gamboa decía en su columna que debería ser un libro de estudio en Colombia. Estoy de acuerdo. Porque sus palabras no sólo ilustran la terquedad del ser humano por vivir, sino también porque invitan, o mejor, obligan a pensar en todos los hombres y mujeres que hoy se baten heroicamente para conservar la esperanza; esa que muchos de nosotros necesitamos hoy en nuestro país. Quizá, desde lo más profundo de la selva, ellos nos la están transmitiendo.

– Buscando esas noticias encontré este vídeo, no lo pongo por amarillismo sino porque de todo lo que ví, este momento muestra exactamente ese dolor que produce la oscuridad,  ese miedo a perder en un instante la vida. Confieso que lloré. (http://www.youtube.com/watch?v=-ncQlE_8uJQ&feature=related)

Advertisements

Responses

  1. Dicen que por lo menos está muy bien escrito. Además el libro original está escrito en francés, por lo que para los que no sabemos francés debemos leer una traducción …

  2. Bueno y sumercé de todas maneras llora hasta por ají en una empanada … De todas maneras, cómo dije en el comment anterior, dicen que está muy bien escrito … me va tocar leerlo … por ahí y termino llorando cómo cuando Bambi perdió a la mamá …

    • total! leelo! y es verdad yo lloro por todo… creo que lo sabes jajaja

  3. Pero creo que lloraste fue por el video… Es increíble… Repito: Me gusta tu blog.

  4. Sofi, me encata tu blog. No puedo esperar que me llegue el libro!

  5. bueno, lo que dices al principio es cierto, el solo escuchar su nombre me evita indagar más y de pronto en conocer más allá de lo sucedido. pero a pesar de todo, ella se ha encargado voluntaria o involuntariamente que el pueblo colombiano la rechace. Sofi esta genial ese escrito tuyo.

  6. Sofi.. Ya eres la segunda persona que lo dice… Voy a comprarme el libro.
    P.d: tu estilo logra que los que te leemos se sumerjan contigo en tus propios sentimientos. Me gusta mucho. Mucha suerte… sé que van a venir cosas muuuy positivas para ti.

  7. A veces se nos olvida que somos humanos, y el odio nos enceguece. El secuestro es el crimen más atroz de la humanidad y en medio de toda la polémica por Ingrid, pienso que el haber sobrevivido a esta barbarie (como la llamas) la convierte en una mujer valiente. Confieso que en un principio me negué a leerlo…pero hoy me has convencido, lo voy a leer y me arrepiento de haber juzgado con tanta dureza a esta valiente. me encanta tu blog!!

  8. A veces pienso, casi como una conclusión, que el gran problema de la humanidad como especie es que no se soporta a sí misma. Esta infamia del secuestro es una muestra más entre muchas, triste y lamentablemente. Y la crítica destructiva suele surgir casi que de manera instantánea, espontáneamente. Es más, muchos de nosotros ni siquiera nos damos a la tarea de intentar entender a los demás aún conociendo algo, o mucho, de los detalles que los llevan a actuar como lo hacen. Y no tenemos casi idea de lo que tienen que hacer tantos solamente para poder subsistir. El hombre siempre se ha aprovechado del hombre, y al parecer siempre lo hará. Debemos considerarnos afortunados los pocos que no estamos sometidos a vejámenes que dejan por el suelo cualquier opción de vida digna. El problema es que de todo lo malo siga habiendo tanto en el mundo, en todas partes. La gran misión de nuestras generaciones es sembrar en las que nos prosiguen semillas que empiecen a dar frutos concretos y reales que vayan marcando diferencia real ante las injusticias y las inequidades. La opción de actuar y de decidir se nos va agotando a los que llegamos antes, pero es nuestra obligación ayudar a educar a los que están llegando para que le ayuden a transitar mejor a sus contemporáneos, de pronto aún haciéndonos más amables nuestros últimos años. Es decir, en medio de tanta iniquidad, por fortuna no deja de haber esperanza, y allí es donde hay que sembrar y cultivar. Los criterios de Sofy sobre un testimonio en primera persona que tiene que ver con la vida real llaman a que por lo menos nos enteremos de ello, con lo cual adquiriremos un poco más de derecho para polemizar, pero sobre todo algo más de conciencia para actuar. Sofy, te agradezco el que hayas compartido tu experiencia con esas 700 páginas que ya espero tener ante mí. Un beso. (PD: disculpa el carretazo, se me “chispotió” sin darme cuenta)

  9. Sofi, mas allá de concordar con tu escrito, con las vivencias de los secuestrados y con los comentarios que todos aqui colocamos, me inclino hacia el hecho que como Colombianos vivimos este asunto del secuestro casi en carne propia. Aca en Costa Rica no se siente tal efecto y las personas (menos mal) no tienen idea de la magnitud que incluso para los que nunca hemos estado secuestrados causa esta barbarie en nuestra psiquis y nuestros sentimientos, por el simple hecho de ser algo con lo que hemos crecido y vivido durante tantos años.

    Soy parte de los muchos Colombianos que viven fuera de su tierra y que en la distancia aun sufren por las malas noticias que a veces muestran los medios y como tal tambien soy participe de compartir con los Costarricenses que en Colombia no solo existen estos males si no tambien gente maravillosa que los desprecia. E igualmente con nuestra experiencia ellos valoran aun mas lo que tienen.

    bien Sofi. Voy a ver el video

  10. Si mi Soffy…aunque Ingrid tambien me defraudo cuando decidio entablar una demanda millonaria contra el pais….yo recuerdo sus cartas (las pocas que se dieron a conocer) desde la selva…triste situacion de muchos de nuestros colombianos y triste nuestra alma cuando la realidad nos sacude y nos damos cuenta o que estan viviendo justo ahora…
    Aunque me disgusto mucho su actitud…NADIE en el mundo merece vivir algo tan cruel.
    Seguimos todos rechazando la barbarie. Te quiero Soffy, me encanta todo lo que escribes!


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Categories

%d bloggers like this: